Indicacion

OÍDO

La importancia de su limpieza

En condiciones normales nuestro oído tiene un sistema propio de autolimpieza. Las células presentes en las paredes del canal auditivo externo generan el cerumen (o cera), la misión del cual es limpiar y lubricar el canal auditivo y actuar como protector del oído interno frente a la presencia de partículas (polvo o impurezas), insectos o microorganismos (bacterias, virus o hongos). El cerumen generado circula por el canal auditivo hacia fuera contribuyendo eficazmente a evitar afecciones auditivas, sequedad y picores. Así que este es necesario para tener un oído sano y no debe ser eliminada sino controlado.

En ciertas condiciones necesitamos ayudar a nuestro organismo a limpiar el oído. Por ejemplo, cuando se provoca un exceso de cerumen, al llevar durante mucho tiempo auriculares o por la falta de movilidad de la mandíbula y, tenemos síntomas como pérdida de audición, picores o molestias en la zona.



Una gama de 3 productos sanitarios formulados para la higiene diaria del oído asegurando su correcto estado y evitando la acumulación de cera, la lubricación y la protección del conducto auditivo en situaciones de sequedad, irritación y picor, como las molestias producidas por el uso continuado de audífonos y auriculares y, para ayudar a reblandecer y disolver el tapón de cerumen, el cual puede causar pérdida de audición.