Si te pregunto “¿qué tal estás?”, ¿cuál piensas que sería tu respuesta? Probablemente hace un tiempo habría sido “bien, gracias”, casi de manera automática, ahora las cosas han cambiado. La respuesta ha cambiado, se manifiestan sentimientos y sensaciones de hartura, aburrimiento, desgana, cansancio, desánimo o expresiones como “esto no va a acabar nunca” o “a ver si salimos de esta…” con sus innumerables variantes. Nos sentimos cansados, física y mentalmente del coronavirus y todo lo que le rodea. Nuestra vida dio un vuelco en el 2020, vivimos un estado de alerta y un confinamiento que han provocado cambios en los sistemas adaptativos y mentales que los humanos utilizamos para controlar situaciones de estrés agudo a corto plazo. Más de un año después, seguimos en estado de pandemia, con una situación que se ha alargado en el tiempo mucho más de lo que preveíamos, y los procesos de adaptación agotan nuestros recursos, forzando al organismo a adecuarse de forma diferente y dando como resultado fatiga, desmotivación, falta de claridad mental, apatía, etc. 

A todo esto, la OMS lo llamó hace unos meses fatiga pandémica¹ y lo define como una respuesta natural y esperada a una crisis prolongada de la salud pública, así como las molestias y dificultades asociadas, sobre todo porque la gravedad y la escala de la pandemia COVID-19 han exigido la implementación de medidas invasivas con impactos sin precedentes en la vida diaria de todos.

Hay expertos que toda esta situación lo llaman «Hibernación Psicológica». Según la psicóloga británica Emma Kavanagh, «teníamos una capa inicial de fortaleza física y mental para afrontar las restricciones y los efectos del coronavirus, y simplemente se ha agotado». En esta etapa, confirma Kavanagh, “nuestra concentración se vuelve lenta y nos resulta más difícil prestar atención. Además, tenemos problemas de sueño y memoria”.

Llamémoslo fatiga pandémica o hibernación psicológica, pero lo cierto es que la población general sufre en mayor o menor medida este deterioro del estado anímico general. En España se habla del aumento del 41% de las personas que presentan síntomas graves o moderados de depresión como falta de interés, desesperanza o decaimiento, y se evidencia el aumento de los problemas de ansiedad, así como un aumento de los problemas de sueño²³.

La vacunación ha abierto una puerta a la esperanza, pero sabemos que el camino a la recuperación de la sociedad y el retorno a una “normalidad normal” será largo, pudiendo provocar un efecto devastador en nuestra salud.

Y entonces, ¿qué hacemos? ¿podemos poner medidas para frenar y remitir esta problemática? 

Ciertas actitudes y hábitos saludables pueden ayudar a que nos sintamos mejor:

  1. Llevar una alimentación equilibrada
  2. Practicar deporte, mejor si es al aire libre y por la mañana
  3. Intentar dormir bien, en calidad y en cantidad
  4. Desconectarnos, al menos de vez en cuando, de la tecnología y de la sobreinformación.
  5. Practicar actividades que nos ayuden a relajarnos, leer, escuchar música, darte un antojo, un baño relajante, mindfulness, yoga…
  6. Compartir con nuestro círculo de confianza nuestras preocupaciones y también nuestros momentos de alegría
  7. Hacer cosas y estar con personas con las que disfrutemos
  8. Plantas como el azafrán, la griffonia rica en 5HTP, la bacopa, la manzanilla romana, la rhodiola, la ashwagandha, vitaminas del grupo B y minerales como el magnesio y el hierro, nos pueden ayudar a reforzar la salud de nuestro sistema nervioso y el desgaste producido por el estrés. Otras como la pasiflora y la valeriana, solas o en combinación con otras sustancias como la melatonina y las vitaminas del grupo B, nos pueden ayudar a mejorar nuestro sueño.

Y si esto no es suficiente, pidamos ayuda.

Raquel Vicente

Farmacéutica. Global Training Manager Ysana.

¹ Pandemic fatigue Reinvigorating the public to prevent COVID-19. (2020). https://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/335820/WHO-EURO-2020-1160-40906-55390-eng.pdf

² “Bienestar psicológico en tiempos de la COVID-19. Las consecuencias psicológicas de la pandemia: guía de recursos y recomendaciones”: 11-11-2020http://www.cop.es/uploads/PDF/sonae_sierra_menteenequilibro.pdf

³ ESPACOV II “Estudio Social sobre la Pandemia COVID-19”. IESA-CSIC. 19-02-21 https://www.iesa.csic.es/wp-content/uploads/2021/02/Informe-ESPACOV-II-.pdf