Insomnio por ansiedad: Síntomas y tratamiento

En algunas ocasiones podemos tener problemas para conciliar el sueño por diversos motivos externos (como el ruido o la temperatura ambiente) o internos, como las preocupaciones. Desde Ysana nos preocupamos por tu salud. Por ello, hoy te explicamos acerca del insomnio por ansiedad y cómo actuar para prevenirlo y solucionarlo. 

Causas del insomnio por ansiedad

El estrés y la ansiedad son respuestas normales del organismo ante la percepción (real o no) de un peligro inminente. Estas reacciones generan un estado de alerta y activan múltiples mecanismos corporales para hacer frente a las amenazas.

Cuando son muy intensas, frecuentes o duraderas se generan diversos problemas psicofisiológicos, ya que al movilizar recursos para defenderse el cuerpo prioriza esto sobre otras funciones, generando por ejemplo el insomnio.

Las hormonas adrenalina y cortisol son las encargadas de aumentar la frecuencia cardíaca, la necesidad de oxígeno, elevar la temperatura y activar el cerebro, por ello inducen al despertar e inhiben el sueño.

La ansiedad que genera estos problemas de sueño puede ser debida a un hecho continuo (como problemas en el entorno laboral o personal) o vivencias puntuales (acontecimientos duros de procesar, como haber vivido un evento traumático, un duelo, un divorcio o la pérdida de un trabajo etc.).

Síntomas del insomnio por ansiedad

Los síntomas y efectos del insomnio por ansiedad son los siguientes:

  • Sensación de no estar bien descansado.
  • Cansancio o fatiga física y mental.
  • Somnolencia diurna.
  • Irritabilidad, ansiedad, depresión y cambios de humor.
  • Dificultad para recordar, prestar atención o concentrarse.
  • Bajo rendimiento y aumento de errores.
  • Despertarse muy pronto o durante la noche.
  • Dificultad para conciliar el sueño.
  • Problemas físicos, como dolor de cabeza.

Tratamiento y prevención del insomnio por ansiedad

Tanto para prevenir como para tratar el insomnio por ansiedad existen una serie de buenos hábitos diarios que podemos llevar a cabo:

  • Mantener una rutina horaria de sueño, intentando siempre irnos a la cama y levantarnos a la misma hora. Así el cuerpo internalizará ese hábito.
  • Hacer ejercicio regular y moderado siempre horas antes de irse a dormir. Esto hace que nos sintamos más cansados y relajados por la liberación de endorfinas. Sin embargo, si lo hacemos antes de la hora de dormir, conseguiremos energizarnos y estar más activos.
  • Limitar las siestas, ya que dormir durante el día puede hacer que por la noche ya no tengamos sueño.
  • Evitar los alimentos o bebidas excitantes y el uso de pantallas tiempo antes de acostarnos. Esto puede activarnos y alterar nuestros ritmos circadianos.
  • Promover un lugar de descanso adecuado, cómodo, limpio, con buenas condiciones ambientales. Para conseguir un buen descanso, debemos dormir en total oscuridad, sin ruidos y a una temperatura entre 18 °C y 22 °C.
  • Buscar la relajación, evitando situaciones preocupantes y llevando a cabo actividades como leer, darse un baño caliente o meditar antes de dormir.

En Ysana nos comprometemos con tu descanso y tu tranquilidad. Por ello, ​​hemos desarrollado nuestros productos Calmyzen Complete y Serydorm Complete. Calmyzen Complete ayuda a calmar en períodos de nerviosismo gracias a su contenido en Azafrán, Vitamina B6 y Magnesio, y Serydorm Complete, contribuye a un descanso completo y satisfactorio, gracias a su contenido en Melatonina, GABA, Valeriana y Pasiflora. ¡Descúbrelos!

 

Calmyzen®Complete 

Ayuda a calmar en períodos de nerviosismo, gracias a su contenido Vitamina B6 y Magnesio, que contribuyen al correcto funcionamiento del sistema nervioso.

Con Azafrán,  Vitamina B6 y Magnesio.

Serydorm®Complete 

Para un descanso completo y satisfactorio.

Con Melatonina, GABA, Valeriana y Pasiflora.

Ahora ya conoces más acerca del insomnio por ansiedad y cómo actuar ante él.  Si quieres saber más acerca de cómo cuidar tu salud de manera natural, te invitamos a seguir los artículos de nuestro blog y conocer nuestros productos para el control del estrés y la regulación del sueño.

Ir arriba