Sequedad nasal: Causas y soluciones

sequedad nasal

Con la llegada del invierno, en que son cada vez más comunes las bajas temperaturas y las condiciones climatológicas adversas como el viento, sufrimos especialmente ciertos tipos de molestias, como la sequedad nasal.

Desde Ysana nos preocupamos por tu salud, por ello, hoy te explicamos en qué consiste la sequedad nasal, cuáles son sus causas y cómo se puede tratar y prevenir.

¿En qué consiste la sequedad nasal?

Las mucosas nasales son capas de tejido que tienen el objetivo de actuar como barrera física ante los posibles patógenos que entren en la cavidad, así como calentar el aire de la respiración.

La sequedad nasal, como su nombre indica, es la consecuencia de la pérdida de hidratación de estas mucosas. Debido a ello, pueden aparecer fisuras o costras de tejido.

¿Cuáles son las causas de la sequedad nasal?

Existen diversos motivos por los que puede aparecer la sequedad nasal. En primer lugar, en invierno, las condiciones climáticas cambian, y el viento reseca el ambiente y por ende el interior de la cavidad nasal.

Asimismo, debido al frío típico de esta época, pasamos más tiempo dentro, generalmente con aparatos de calefacción. Estos contribuyen a que se reseque el ambiente y con ello, también las mucosas.

En relación con esto, en invierno, gracias a las bajas temperaturas, algunos virus proliferan mejor, como los Rinovirus y Adenovirus (virus del resfriado) o Influenza (de la gripe). Algunos alérgenos y patógenos también pueden quedar en los filtros de los sistemas de calefacción o en las superficies.

Ambas situaciones pueden generar resfriados, gripe o rinitis alérgica, que producen inflamación de las mucosas y aumento de la producción de mucosidad. Al intentar expulsarla sonándonos, podemos empeorar las lesiones de las paredes nasales internas.

A esto cabe añadir el hecho de que a causa de las temperaturas más bajas, no sentimos el reflejo de la sed, por lo que no nos hidratamos tanto.

Abordaje y prevención de la sequedad nasal

Para prevenir, mejorar y no empeorar la sequedad nasal es fundamental tener en cuenta los factores que contribuyen a ello y actuar en consecuencia.

Algunos buenos hábitos serán:

  • Beber agua.
  • Humidificar los espacios.
  • Evitar los contagios de gripe y resfriados mediante hábitos como el lavado de manos, el distanciamiento social, etc.
  • Sonarse la nariz suavemente, cada fosa nasal por separado y con pañuelos de papel suaves. No usar el mismo varias veces.
  • Realizar lavados nasales.
  • Hidratar las mucosas desde el interior. El aceite de sésamo es un elemento empleado desde la Antigüedad, en la medicina ayurveda (medicina tradicional india) para ese fin. Sus beneficios también fueron demostrados en un estudio realizado en Suecia y publicado en Archives of Otolaryngology Head & Neck Surgery, en que frente a una solución isotónica salina, el aceite de sésamo resultó significativamente un mejor alivio de la sequedad nasal.[1]

En Ysana hemos desarrollado Respyvital®, una gama completa de sprays nasales para el tratamiento concreto de distintas afecciones de la nariz. Es recomendable llevar a cabo lavados regularmente para mantener en buen estado la mucosa, pero también, en determinados casos, además de la limpieza, es importante seguir un tratamiento específico. Para aliviar la sequedad nasal y las posibles costras nasales, presentamos Respyvital® Sesamax, con aceite de sésamo puro y aroma de menta.

Respyvital® Sesamax

Espray Nasal de 15 ml. +6 años.

Para el alivio de la sequedad y las costras nasales.

Con Aceite de sésamo puro, aroma de menta y tocoferoles naturales.

Más información

Ahora ya conoces más acerca de la sequedad nasal, sus causas y cómo solucionarla y prevenirla. Si quieres saber más acerca de cómo cuidar tu salud de manera natural, te invitamos a seguir los artículos de nuestro blog y conocer nuestros productos de la gama nariz.


[1] JOHNSEN J,BRATT, B, MICHEL-BARRON, O, GLENNOW, C, PETRUSON, B. “Pure Sesame Oil vs Isotonic Sodium Chloride Solution as Treatment for Dry Nasal Mucosa”. Arch Otolaryngol Head Neck Surg. 2001;127(11). Págs. 1353–1356. [WEB] Consultado el día 17 de noviembre de 2022. Recuperado de: https://jamanetwork.com/JOURNALS/JAMAOTOLARYNGOLOGY/FULLARTICLE/482595

Ir arriba